Home
SOVCHOZ o LA FICCIÓN ESPECULAR
Fanzine Big Mother #2

Fanzine Big Mother #2

Fanzine Big Mother #2

Nos movemos entre opiniones superficiales cuyo objeto no podemos conocer de primera mano. Quizá nos crucemos con algún testigo, o veamos, junto a algún taxista de incógnito, los trucos de alguna de las reposiciones. O puede que seamos nosotros los que nos preocupemos de buscar esoterismos debajo de los coches.

Nuestras cabezas se montan sobre objetivos ajenos, giran en torno a los temas de interés propuestos para relevancia universal por la regla de la mano invisible de Adam Smith. Deseos y justificaciones aparte. Y por ello, porque todos conocemos el ojo que brilla en la pirámide, en petit comité hacemos acopio de nuestras fuerzas subjetivas y volvemos a digerir aquello. Algo que, en realidad, ya no puede tener sentido, porque no tiene base. Las fuentes originarias están tan olvidadas ya, que en todo caso se recuerda su nombre pero no su música.

Fanzine Big Mother #2

Han ido mutando las teorías, se han ido renovando los criterios, y se ha tomado la parte por el todo. Hay demasiadas versiones y nadie entiende nada porque el original somos todos. Pero el original esta viejo y hay que renovarlo. Ha echado raíces una enfermedad que no deja ver más allá de esquemas reescritos de nociones que ya teníamos, y que nuestros años nos ha llevado copiar.

Sam VANALLEMEERSCH es ilustrador. Vive en Amberes. No usa programas, no vectoriza. Con papel y tinta sintetiza estas dimensiones conceptuales de la realidad en un esperpento antitético y crudo del mundo y de sus humores internos.

Fanzine Big Mother #2

Sovchoz.be

Sovchoz.be

Inicia su andadura en 2007 junto al británico Tristan Manco en el Street Sketchbook. En él, junto a gente como Banksy o Ericailcane explica, con la colaboración de garabatos, bocetos y manchas varias en perfecta armonía, o perfecta tensión, su modo de entender. Y más que  una localización del producto final, el título expresa una idea de la independencia del artista actual.

Participa también en publicaciones como KLM presentando la serie FACTS&FIGURES, junto a las palabras de Anna Whitehouse, o la revista internacional Monocle Magazine.

Sus dibujos nos remiten a una realidad artificiosa, un drama de máscaras en el que prima la afirmación de la apariencia. Seres que solo se interesan por algo, cuando ese algo los llama a través de sus instintos y emociones básicas. Deja de ser relevante que el intelecto se dé por aludido en el proceso. Siempre habrá más, y siempre distintos. Ya no hace falta concentrarse. 

Durante estos años se ha ido ganando el reconocimiento de la comunidad diseñadora. Unas veces dentro un disfraz de jardinero deconstructivista, Kolchoz, al que le llueven los encargos; y otras, imbuido del carácter errático y desfigurado de las producciones firmadas por su entrópico alter-ego Sovchoz.

Fanzine Big Mother #2

Fanzine Big Mother #2

Adecuado a la actual fragmentación figurada y material de nuestro tiempo, juega con varios estilos -desde un caos minucioso, astilloso y violento mutante de colores; hasta llegar a una pintura de tonos yuxtapuestos, a caballo entre un extraño fauvismo disuelto, y el trazo del cartelista más austero que se superpone sobre sí mismo profesando cierto equilibrio en la entropía imaginaria.

Sovchoz.be

Representa la hipnosis infinita. Un catálogo de significados convergentes y a la vez independientes dentro de cada conjunto, que conforman un todo irrespirable lleno de signos. Puedes pasarte horas entre sus ideas y no percibir ni una ínfima parte de su trabajo.

 Es la realidad de las infinitas voces que se distorsionan unas a las otras. Nos llaman a cuestionar sistemas organizados de cualquier tipo con el único fin de no parecernos al prójimo, y brillar en la oscuridad si cabe. Destacar dentro de una normalidad, que según creemos, se rige por valores distintos a los nuestros. La única pega es que todos tenemos acceso a la misma información. Y todos estamos mirando las mismas sombras, pegados a la misma brea, producida por la misma empresa, en la teoría, y en la práctica. La misma simbología. Entonces, por más que intentemos distanciarnos los unos de los otros, nos tropezamos con alguien aunque vayamos mirando. Porque esto está lleno de gente. Y al final, los intereses perdidos se nos acumulan encima de los armarios.

Kolchoz.com

Kolchoz.com

Kolchoz.com

Kolchoz.com

Lucas Rubio

Anuncios

2 pensamientos en “KOLCHOZ o LA FICCIÓN ESPECULAR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s