Home

Durante los años 20 del pasado siglo, en plena Edad de Plata de la cultura española, coincidieron en la madrileña Residencia de Estudiantes tres de los que más tarde serían grandes genios internacionales en diferentes artes como lo son el cine, la literatura y la pintura: Buñuel, Lorca y Dalí. ¿Qué relación había entre ellos? ¿Cómo fueron esos años de estancia en la capital? ¿Cómo influyó esta etapa de sus vidas en sus respectivas obras?

lorca buñuel dali

 La residencia de estudiantes.

La residencia de estudiantes de Madrid, se fundó en el año 1910 con el propósito de ser un complemento educativo a la universidad, producto directo de la nueva oleada de ideas renovadoras que había iniciado en España Francisco Giner de los Ríos, fundando la Institución Libre de Enseñanza en 1876.

Podemos dividir su historia en dos etapas separadas por la guerra civil que asoló a nuestro país. Será la primera época la que más nos interese, puesto que es durante este periodo de tiempo cuando coincidirán Luis Buñuel, Federico García Lorca y Salvador Dalí. También fueron asiduos a las reuniones celebradas en la residencia otros intelectuales de la época como Rafael Alberti, Jorge Guillén, Severo Ochoa, Manuel de Falla, Miguel de Unamuno o José Ortega y Gasset, por lo que podemos decir sin lugar a dudas que esta institución madrileña fue como una gran cocina en la que se hornearon muchos de los más grandes artistas y científicos del siglo pasado.

En el año 1986 se comenzó la segunda época de la Residencia de Estudiantes, siendo actualmente una fundación privada. Su principal función es la recuperación de la memoria histórica de la llamada Edad de Plata de la cultura española, celebrando actos públicos y exposiciones. En su centro de documentación podemos encontrar, entre otros, archivos particulares de Lorca, Cernuda o Fernando de los Ríos.

 Federico García Lorca (1898 – 1836)

Fue un poeta, dramaturgo y prosista nacido en Fuente Vaqueros, cerca de Granada, perteneciente a la denominada como Generación del 27.

Se le considera una de las cimas del teatro español del siglo XX y sin duda uno de los poetas de mayor influencia y popularidad de la literatura en la España del siglo pasado.

La obra lorquiana se alimenta de obsesiones. El amor, el deseo y la esterilidad son temas recurrentes en sus escritos, que se reflejan en personajes totalmente apasionados (normalmente mujeres), rebelándose contra lo establecido. Estilísticamente, la metáfora es el procedimiento retórico que más utilizaba, construyendo dentro de su obra una particular simbología propia que irá apareciendo en mayor o menor medida en sus obras (la luna, el agua, la sangre, el caballo y el jinete, la tierra…)

Federico García Lorca es asesinado, según las últimas investigaciones, la madrugada del 18 de agosto de 1936 entre Víznar y Alfacar debido a su condición de republicano y homosexual, considerado en esa época como delito imperdonable.

Luis Buñuel Portolés (1900 – 1983)

Luis Buñuel es uno de los máximos representantes del cine español (e internacional) del siglo XX, aunque la gran mayoría de su obra fue realizada en México y Francia debido al exilio que sufrió.

En su obra cinematográfica, podemos ver reflejado parte de su pensamiento sobre las clases sociales, la religión y la sexualidad. Muchas de sus películas critican la clase burguesa y la hipocresía que él veía en ella, la religión y sus normas o la represión sexual. También le gustaba reflejar la visión pesimista y cruel de la vida. La muerte, también era un tema que le obsesionaba y que quedará plasmado en algunas de sus obras.

Debido a sus condiciones políticas, se vio forzado al exilio durante le régimen franquista, llevando a cabo la mayor parte de su obra en Francia y México, donde moriría en 1983 a los 83 años debido a un cáncer.

Salvador Felipe Jacinto Dalí i Domènech (1904 – 1989)

Dalí es uno de los máximos representantes del surrealismo a nivel internacional, aportando obras a múltiples áreas artísticas, siendo las más importantes y conocidas las referidas al campo de la pintura.

Aunque tanteó en su juventud diferentes estilos, será siempre recordado por sus cuadros que muestran imágenes oníricas surrealistas, influidas en gran parte por la gran admiración que sentía por el arte renacentista. Su obra se puede definir como ecléctica, onírica y con una pincelada marcadamente personal. Simbólicamente creó todo un universo, siendo los insectos, los elefantes, el huevo, las langostas y su propia mujer, Gala, los elementos simbólicos que más se repiten en sus creaciones.

Políticamente, Dalí fue un personaje muy complejo: en sus inicios, el artista estuvo relacionado con el anarquismo y el comunismo, desligándose durante la Guerra Civil Española de los dos bandos enfrentados para más tarde ser acusado de apoyar el régimen franquista.

El artista catalán, viajó en su adolescencia a Madrid, para más tarde trasladarse a París, donde toparía con Bretón y el surrealismo. Pasaría también un periodo de su vida en Nueva York, pero en la última etapa de su vida volvió a su Cataluña natal donde moriría en 1989.

Los años en la residencia.

Durante los años que Dalí, Buñuel y Lorca pasaron en la Residencia, además de crear fuertes vínculos de amistad e incluso enemistad entre ellos, los artistas tuvieron ocasión de entrar en contacto con las diversas corrientes estéticas y movimientos de vanguardia que se estaban dando en Madrid, España y Europa, así como de asistir a conferencias de científicos y artistas de la talla de Einstein, Marie Curie o Le Cobusier entre muchos otros. Este ambiente intelectual como ningún otro, favoreció un intercambio cultural enorme que los tres genios supieron aprovechar para crear toda su obra posterior. El hecho de que Dalí, Buñuel y Lorca se hayan conocido y pasado una etapa de su vida en la Residencia de Estudiantes, condicionó totalmente sus obras posteriores, bebiendo unos de otros y de todas las personas y novedades que ahí descubrieron.

El primero en llegar a la Residencia de estudiantes fue Buñuel. A los 17 años, terminado el bachillerato en Zaragoza se traslada a la capital para cursar estudios universitarios, alojándose en la Residencia, donde pasaría los siguientes siete años de su vida.

Al año de que Buñuel entrase en la residencia, llega un joven Lorca desde Granada,  sobre el que Buñuel decía lo siguiente: “(…) a Federico se lo debo todo. Es decir, sin él, yo no habría sabido lo que era la poesía.”

Dos años después de la entrada de Federico García Lorca en la Residencia, completa el trio un Salvador Dalí adolescente, tímido e inseguro, pero que ya muestra su extravagante estilo.

No tardan en hacerse amigos, y empezar a buscar la manera en la que expresarse: Lorca a través de la poesía y la dramaturgia, Buñuel ensayando la puesta en escena en teatro con sus compañeros que más tarde desembocaría en la grabación cinematográfica, y Dalí intentando encontrar su propio estilo a través de obras impresionistas, cubistas e incluso futuristas.

Los tres interactuaron mucho con sus obras. A Dalí le apasionaban  los versos de Lorca, aunque él decía que era demasiado burro para entender la poesía. A Buñuel le ayudaron Lorca y Dalí a montar locas versiones de Don Juan Tenorio que representaba para sus compañeros de la Residencia. Por su parte, los cuadros de Dalí fascinaban a Lorca y a Buñuel. Tanto es así que el pintor Catalán, realizó en 1924 un retrato del futuro cineasta, mandándole éste colocar en el fondo nubes alargadas, una de ellas situada amenazadoramente a la altura de su ojo derecho, lo que parece anticipar el arranque de “Un perro andaluz”.

Retrato de Buñuel, por Dalí

Lorca y Dalí empezaron a tener una relación mucho más estrecha, lo que provocó celos por parte de Buñuel. Tras la Semana Santa de 1925 que Lorca pasó en casa de la familia Dalí en Cadaqués, Lorca comenzó a escribir su “Oda a Salvador Dalí” , dándosela a conocer al pintor con cuentagotas, mostrándose éste ansioso por conocer completo el texto, tal y como se refleja en la correspondencia que los dos amigos mantienen. En 1926 por fin se publica el poema al completo en la “Revista de Occidente”. Dalí queda asombrado con la belleza de los versos que Lorca ha escrito sobre él, aunque admite que no entiende en muchas ocasiones los términos con los que se refiere a sus pinturas. Con éste poema publicado, Lorca deja bien claro el afecto que siente hacia el artista de Figueres, haciendo gala de la pasión y la delicadeza tan típicamente lorquiana. Durante esta correspondencia que ambos mantienen por correo, se intercambiaran dibujos, poemas y vivencias.  Entre los dibujos, destacan las visiones de ambos sobre la figura del marinero y sobre todo la de San Sebastián. Dalí, envió en un momento una carta a Lorca en la que incluía un dibujo del santo diciendo que lo identificaba con su amigo poeta. San Sebastián no es sólo el patrón de Cadaqués, sino también que la imagen de su martirio contiene referencias homoeróticas. Por una parte, Dalí veía en el santo pasividad, mientras que por otra parte, Lorca reconocía en la figura del mártir sacrificio y pasión. Se considera que éste san Sebastián es una respuesta a la oda, donde Dalí admite que no tiene los mismos sentimientos que Lorca. Aún así, Dalí diseña los decorados para la segundo obra de Lorca: Mariana Pineda.

San Sebastián, Dalí

Por su parte, Buñuel observa la relación que hay entre el granadino y el catalán con recelo. La amistad que había entre ellos se traba, y arremete sobre todo contra Lorca, de quien llegó a decir en cartas a Pepín Bello (importante ingeniero que coincidió también con ellos en la Residencia) que estaba absorbiendo completamente a Dalí no dejándole irse a París para que creciese como artista. Finalmente, en el año 1929, la relación entre Lorca y Dalí se enfría completamente. El pintor viajará a París donde conocerá a André Breton y el resto de personas que conformaban el grupo de surrealistas, que marcarán el resto de su obra.

En años posteriores, Buñuel y Dalí colaborarán el películas como “Un perro andaluz” (1929) y “La edad de oro” (1930).

Obra posterior e influencia.

Podemos decir, que la Residencia juntó y distanció a los tres artistas. Por una parte, siguieron más o menos una temática común muy ligada al surrealismo, mientras que por otra, bien es cierto que siguieron caminos muy diferentes.

Lorca muestra su cara más surrealista en obras como “Así que pasen cinco años” o “El público” y seguirá hablando de la pasión como elemento central, en buena medida, despertada por Dalí.

Buñuel creará surrealismo en movimiento. Cintas como “Un perro andaluz” o situaciones como las que se dan en “El ángel exterminador”  se ceñirán a éste pensamiento. Además, en ésta última obra recreará situaciones vividas en la residencia: Lorca y Dalí, estuvieron encerrados en su habitación dos días enteros creyéndose náufragos que no podían salir de la estancia por una fuerza superior y también un compañero de habitación del cineasta se peinaba únicamente la mitad de la cabellera, como uno de los personajes de la película.

Por su parte, la residencia sirvió a Dalí para encontrarse: encontrarse consigo mismo y encontrarse artísticamente. Descubrirá otras artes como el cine o la fotografía y descubrirá la ciencia. Se dice que para uno de sus cuadros más famosos, “La persistencia de la memoria”,  se inspiró en la teoría de la relatividad de Einstein, a quien había oído hablar en una conferencia en la Residencia. A raíz de estos conocimientos científicos que le interesarán sobremanera, Dalí intentará aunar ciencia y arte en una serie de cuadros que se basarán en elementos de la física cuántica y atómica.

Nada hubiera sido igual en la vida ni la obra de ninguno de estos tres artistas si no hubieran coincidido en la madrileña Residencia de Estudiantes. Y es que todo, al fin y al cabo, se basa en el azar y las casualidades.

Joaquín Pérez Suárez

About these ads

3 pensamientos en “Lorca, Dalí y Buñuel. La convivencia de los genios.

  1. Gracias muy interesante publicación. En el teatro Liberarte se esta dando una Obra que trata de la relacion que existio entre Dali y Lorca, que es super recomendable a quien le interesa la vida de estos dos genios.
    Saludos a todos
    Gonzalo Villau

  2. Muy buen articulo,me encanto,nos acercaste un poco mas a la vida de estos genios, que pueden gustar mas o menos, pero cada uno en su faceta eran muy buenos.
    Espero leer muchas mas cosas tuyas publicadas
    Nuria Valdes

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s